jueves, 15 de junio de 2017

Chalchiuhtlicue, diosa azteca del amor

© Copyright Carmen Jijón. All rights reserved worldwide

La diosa azteca Chalchiuhtlicue es la diosa del agua terrestre en su aspecto fecundante y germinativo. Su nombre se traduce como "Su falda es de chalchihuites" -que son piedras verdes semipreciosas en náhuatl-. Su pareja divina es Tláloc, dios de la lluvia. Ambos fueron creados al mismo tiempo, por lo eran hermanos y esposos. Para los aztecas la rana era una epifanía de la diosa Chalchihuitlicue.


Chalchiuhtlicue, también era venerada como la diosa azteca de las aguas que corren, y simbolizaba la pureza de los arroyos, los ríos y los lagos. También era venerada como diosa de la fertilidad de los cultivos y representaba el ideal de la fertilidad femenina, ya que de ella procedían los niños. Se le hacían sacrificios humanos, específicamente de niños, tanto en su templo como en el de Tláloc, en agradecimiento o como petición para tener tierras fértiles, aguas abundantes, especialmente en la estación seca, y para que nazcan más niños y que crezcan y florezcan las plantas. Se dice que ella prefería ofrendas florales, ya que era la diosa de las mujeres a punto de dar a luz y por lo tanto del nacimiento, y de los recién nacidos a los cuales recibía y limpiaba. 


También era conocida como “Ella cuya capa nocturna de joyas estrelladas titilan Arriba”. En la religión azteca era conocida como madre de Tecciztecatl, el dios de la luna.

Los nahuas la representaban joven y hermosa, con una tiara de oro, faldas y un manto con borlas de quetzalli. Otras representaciones de la diosa incluyen estatuas esculpidas en piedras verdes, con un riachuelo de agua con bebés que fluyen de su falda, tanto varones como mujeres. También se la adornaba con implementos de tejido. A veces llevaba una cruz, que para los aztecas era el símbolo de la fertilidad que representaba los cuatro vientos que llevaban lluvia a las cosechas.

En la mitología azteca se decía que Chalchiuhtlicue reinaba sobre el reino paradisíaco de Tlalocan, junto a su esposo Tláloc. Este reino era el lugar desde donde todos los ríos fluían. Chalchihuitlicue creó y reinó sobre el antiguo Reino del Cuarto Sol y su mundo fue destruido por una inundación, creada por Ella, para limpiarlo de los seres malvados. Llovió torrencialmente por 52 años, pero salvó a la humanidad transformando a algunos humanos en peces.

La unión de las aguas y la fertilidad se debe a la asociación que hacían los aztecas con las aguas de la placenta. Aunque como muchas diosas madres, también tiene un rol en la muerte. Sus nombres también son: Chalchihuitlicue, Chalchiuhtlicue, Chalciuhtlicue o Acuecucyoticihuati. 

Chalchihuitlicue también era la diosa de las aguas horizontales, la belleza juvenil y las tormentas, por ello es también conocida como una diosa hermosa, voluble y apasionada. 

"Esta diosa trae consigo creatividad e ideas desbordantes, aunque hay una posibilidad de que la inspiración llegue demasiado rápido y sea incontrolable. Haz lo mejor que puedas para mantener la cabeza por encima del agua."

Fuentes:
Madre terrible: la diosa en la religión del México antiguo, por Blanca Solares
http://www.thaliatook.com/AMGG/chalchiuhtlicue.php

No hay comentarios:

Contribuyentes