martes, 25 de abril de 2017

La Fascinante Melusina



Algunos expertos en mitología aseveran que Melusina es una antigua divinidad de la naturaleza y la fertilidad. Aseguran que tiene relación con la Vuivre, una gran serpiente alada, cuyo cuerpo está cubierto de fuego, que domina los cuatro elementos, puesto que es el resultado de una armoniosa fusión de los cuatro espítitus elementales y posee una gigantesca joya sobre su cabeza. Cuando la Vuivre se baña, se desnuda y deja su piel de serpiente y su joya y se transforma en una hermosa mujer con el cabello muy negro o rubio rojizo. Guarda los tesoros y fertiliza la tierra, el cielo y los ríos. Trae la primavera y reina sobre las serpientes del aire, agua, tierra y fuego.

Hablar de Melusina significa tomar lo que quedó de las leyendas, el folklore y los cuentos orales, transformados hacia finales del siglo XIV en un romance. Los escritos más famosos fueron realizados por Johan d'Arras y Coudrette. Se han escrito muchos cuentos y novelas sobre Melusina, sobre la base del mito transformado en romance. Según d'Arras, Melusina significa prodigio o prodigiosa. Lo que explicaría algunos de sus talentos.


La leyenda:
La historia cuenta que Elinás, el rey albanés (actualmente Escocia), estaba cazando en el bosque y se acercó a una fuente a beber, donde vio a una hermosa mujer. La saludó con humildad y le pidió su amor. Ella le respondió, "Si deses que te despose, debes jurar que nunca tratarás de verme cuando esté dando a luz, ni cuando esté bañando a nuestros hijos".

Elinás aceptó el trato, se casó con el hada Persina y ambos fueron muy felices juntos. Tuvieron tres hermosas hijas: Melusina, Melior y Palatina. Pero Mataquas, hijo de Elinás de su primer matrimonio, obligó a su padre a romper la promesa empujándolo a entrar a la habitación donde Persina estaba bañando a las tres niñas.

Furiosa, Persina abandonó al deshonesto rey y fue a buscar refugio a la isla de Avalon con sus tres hijas. Allí Persina y las niñas vivieron por quince años. Cada mañana visitaban la montaña Eléonos, donde podían ver el distante reino de su padre. Un día, Melusina y sus hermanas decidieron vengarse de su padre y encerrarlo en la montaña encantada de Northumbria, llamada Brumbeloy. Su madre se puso furiosa, decidió castigarlas y ninguna de ellas volvió a verse jamás.

La hermosa Melusina fue castigada y se convertiría en serpiente desde la cintura para abajo, todos los sábados. Sin embargo, si encontraba un hombre que quisiera casarse con ella bajo la condición de no verla nunca ese día, podría vivir la vida de una mujer "normal". Melusina caminó por bosques profundos en busca de su destino hasta llegar a la región francesa de Poitiers.

Un día pasó por la fuente que Melusina habitaba, un joven caballero herido, llamado Raymodín, de quien se enamoró inmediatamente. Se casaron, se fueron a vivir a la región de Lusignan, de donde él era el señor y tuvieron ocho hijos, hermosos, poderosos y fuertes, auque todos tenían una marca (otros dicen deformidad) que dejaba ver su ascendencia sobrenatural. 

Mientras Raymondín viajaba por Bretaña, Melusina, con la ayuda de genios y hadas empezó a construir castillos, pueblos, torres iglesias y abadías, para que cuando su esposo regresara, se maravillara con lo que había hecho su esposa. 

Sin embargo, tanto amor, abundancia y alegría generó una terrible envidia en el hermano de Raymodín, el Conde Forez quien le dijo: "¿Dónde está tu esposa? Dicen que cada sábado que desaparece está fornicando con otro hombre." Raymondin, arrebatado por la furia de los celos, con su espada hizo un hueco en la puerta de la habitación prohibida y miró con curiosidad. Dentro de una gran tina de madera, estaba Melusina, con el cuerpo desnudo desde el ombligo hacia arriba, peinando su hermosa cabellera y con una gigantesca cola de serpiente que le rodeaba.

Con un grito desesperado Raymond dijo, "Oh, mi amada esposa, te he traicionado por las mentiras de mi hermano". Con una gran tristeza Melusina tuvo que despedirse por siempre de su amado, puesto que la maldición de su madre le obligaba a no verlo nunca más, y salió volando por la ventana, con un grito desgarrador. Según dicen, cada noche regresaba al castillo para cantar dulces canciones a sus hijos. Raymondín se convirtió en un ermitaño en Montserrat y volvió a ver a su esposa tres días antes de su muerte, sobrevolando el castillo de Lusignan.

El hada Melusina es un símbolo complejo que combina el poder de los cuatro elementos, a la vez es un hada acuática, como su madre. También es medio humana, una bruja que se educó en Avalon y aprendió los secretos profundos de la Magia que allí se aloja. Es parte de la tradición de las hadas constructoras de monumentos sagrados. Según Cirlot, ella sería "el arquetipo de la intuición genial, en lo que ésta tiene de advertidor, constructivo, maravilloso, pero también enfermizo y maligno".

Si Melusina aparece en tu vida, será para enseñarte a vivir más intensamente, a sostener tu palabra, tus promesas y a respetar los compromisos afectivos. Tienes que aprender a cuidarte, con profundidad, lealtad, amor, rectitud e intensidad. Posiblemente es hora de aprender las leyes mágicas y también anuncia una poderosa energía creativa.
(c)Copyright Carmen Jijón. All rights reserved worldwide.

Fuentes:
MARTÍN, Teresa, "Vida, secretos y costumbres del mundo encantado de las Hadas", Ed. Optima, Barcelona, 2003.
DUBOIS, Pierra, "Great Encyclopedia of Faeries", Éditions Hoëbeke París, 1996.
CZAJKOWSKI, Hania, Cartas Mágicas para vivir en la Nueva Tierra.
Websites:
http://www.madmoizelle.com/melusine-mythes-femmes-329853
http://www.persee.fr/docAsPDF/ahess_0395-2649_1971_num_26_3_422431.pdf

No hay comentarios:

Contribuyentes