viernes, 10 de agosto de 2007

Los Korrigans

Al parecer no hay una información confiable con respecto a los Korrigans. Según Teresa Martín son las "Mujeres de las fuentes", que viven en los reinos élficos de Bretaña. Celebran rituales en las noches de luna llena cuando su belleza y sus poderes llegan a su plenitud. Estas bellas criaturas entonan canciones concediendo a las aguas virtudes curativas. Tienen cabelleras largas y rubias que les gusta peinar con peines de oro y son descendientes de los Korreds o elfos de las sombras que viven bajo los dólmenes. Su contacto con el agua las ha hecho más diáfanas y etéreas. Les gusta la poesía y celebran una gran fiesta con la llegada de la primavera.



Esta descripción contrasta totalmente con otras visiones menos agraciadas tanto de Korreds como de Korrigans. Se dice de los Korrigans son un pueblo de gente pequeña, es decir, una especie de duendes. Son pequeños de estatura aunque como sus primos los Spriggans pueden aumentar de tamaño hasta hacerse gigantes. Son arrugados, de piel oscura y fuerza prodigiosa. Sus cabellos son largos, los pies peludos y sus manos son largas y delgadas. Algunos hasta tienen pequeños cuernos sobre la frente.

Al estar relacionados con los Korreds, seres antiguos que viven bajo los dólmenes de Bretaña, ellos también habitan las grandes piedras o bajo la tierra, en los túmulos (habitáculos conocidos para los antiguos celtas como las entradas al reino de las hadas). Me pregunto si no se les habrá confundido con los Trasgos...

De estos antiguos seres se conoce muy poco, ya que el contacto con los seres humanos ha sido escaso y no siempre con buena intención. Les gusta danzar en las noches alrededor de los menhires y raro es el humano que ha sobrevivido la visión de estas actividades. Algunas historias cuentan cómo las esposas de los korrigans ayudan a las mujeres humanas cuando tienen un parto difícil.

Hay descripciones de los Korrigans como seres feos de aspecto grotesto. Son los guardianes de los tesoros de las colinas, pero también son conocidos como un pueblo de ladrones y bandidos infames e incluso peligrosos. Son capaces de provocar tornados que destruyen los campos, de dañar las cosechas y de hacer toda suerte de actos punibles.

Hay incluso otra descripción donde los korrigans provienen de la tradición celta, en especial de Bretaña. Están relacionados con los duendes o enanos. Pueden ser tanto amigables como malvados según el caso y su apariencia varía. En la edad media se les atribuyó "el círculo de las hadas" o "el círculo de las brujas" donde se reunían a bailar hasta la aurora, pero cualquier mortal que era descubierto mirándolos podía morir o si era de buen corazón, podía incluso ganarse la concesión de un deseo o de un tesoro. Pero en caso de traición (normalmente cuando el favorecido cuenta a otros su experiencia) puede transformarse todo en una prisión bajo tierra. Algunos dicen que en el antiguo año nuevo celta (31 de octubre o Samhain) se les puede avisar cerca de los dólmenes, cuando se abren las puertas entre los mundos. A veces incluso estos seres simbolizan la resistencia de Bretaña a la cristianización y por lo tanto se les puede ver en las noches cerca de las iglesias...

Un cuento: "El avaro sobre la colina"

Hay una colina en Cornualles, llamada Grump, cerca de San Justo y lugar conocido como punto de reunión de los elfos. Se les puede ver reunidos, vestidos de fiesta y de colores brillantes, danzando en círculo y tocando música. Si bien los espíritus detestan toda intromisión en sus dominios, los espectadores amables son bien recibidos e incluso algunas veces reciben regalos de considerable valor.

Habia una vez un viejo avaro que pensaba sacar beneficio de estas fiestas. Salió una tarde con toda la intención de robar todo lo que pudiera al pueblo de la gente pequeña. Tan pronto llegó a la colina escuchó la música, aunque nada podía ver. A medida que subía la colina el sonido se amplificaba y de repente el suelo se abrió ante sus ojos. De allí salió un gran conjunto de pequeños personajes: un grupo de músicos, una tropa de soldados y una horrible banda de Korrigans, los guardianes de las colinas y los tesoros de Cornualles. El viejo dudó un instante, pero el miedo se le fue rápidamente, cuando vio que era mucho más grande que todos estos espíritus.

Durante este tiempo la colina entera se iluminó por el millar de joyas tiradas en la hierba. El avaro abrió los ojos, maravillado ante las mesas llenas de la más bella orfebrería en plata labrada y con incrustaciones de piedras preciosas. Después apareció la corte de los elfos en todo su esplendor: los príncipes y las princesas de las hadas avanzaban hacia la mesa más grande y suntuosamente decorada. El avaro deseó abalanzarse sobre todas las riquezas. Se dio cuenta muy tarde que los Korrigans se lanzaron sobre él con cuerdas y que no le quitaban la vista de encima. De repente todo se hizo negro. El viejo se sintió aprisionado, pinchado por todas partes, desde la cabeza hasta los pies. Al alba, el viejo avaro se encontraba con los cueros al aire al pie de la colina, cubierto de telas de araña húmedas con el rocío...
Fuentes: wikipedia en francés, www.mythologie-fantastique.com, http://legendes.korrigans.free.fr

No hay comentarios:

Contribuyentes