martes, 26 de junio de 2007

El nombre

Los nombres en las tradiciones antiguas se ponen a una persona alcanzada una cierta edad o grado de desarrollo espiritual, no sólo como un rito de paso, sino también para indicar que se deben alcanzar en este estadio de la vida (sea transitorio, o duradero) ciertas cualidades. Es decir, no solamente alude a una característica intrínseca del sujeto (varón o mujer), sino a aquello que deberá lograr como meta, algo que debe desarrollar a lo largo del camino de la vida. Por lo tanto, el nombre, además de describir a la persona en el momento actual de la existencia, también le señala aquello que le permitirá evolucionar como ser...

Algunos nombres son impuestos por un/a anciano/a del clan o del colectivo al que pertenece el sujeto y otros son elegidos voluntariamente por una persona que cree poder encarnar esas características en esta vida. No siempre el nombre que se elige describe a la persona en su momento actual, pero sí invita a esas características deseables a manifestarse.

El nombre Oonagh, en mi caso, alude a esas características deseables que invito a que formen parte de mi existencia. En el internet se encuentra la historia de Oonagh, la gigantesa, casada con Finn McCool. Esta historia tiene los nombres de dioses y héroes antiguos, pero como una tradición popular tardía, tales figuras y sus relaciones han cambiado con respecto a los originales. (Es lo que propone Anna Franklin en su libro "El anillo de las hadas") La misma autora cita a Lady Wilde y su libro "Ancient Legends, Mystic Charms and Superstitions of Ireland" Publicado en 1887, donde se describre a Oonagh o Una como la Reina de las Hadas Occidentales de Irlanda y esposa del Rey Finvarra. Esta fabulosa hada es más bella que cualquier mujer de la Tierra. Vive en Knockshegouna, también llamado "el montículo encantado de Oonagh", al este de Lough Derg. Su nombre alude al desarrollo de destrezas prácticas, sabiduría, el hallazgo de soluciones, ayuda, buen consejo y amistad. La leyenda en la que consta cómo Finn, gracias a su esposa Oonagh vence al gigante Cucullin está narrado en "Fairy Tales of Ireland" por W.B.Yeats.

1 comentario:

Chivis dijo...

a se que e enpesado a leerte medio tarde, pero toy aprobechando internet ageno para hacerlo.. ya kche la rason de tu nombre en el blog jeje... y bueno tu sabes que les tengo una pica a las hadas, que se les da por aparcer manifestadas en los subconcientes, deseos, atracciones, gustos. etc de infinidad de personas en especial femeninas, que marcan mi vida. de forma buena como la tuya o avces en formas duras como otra... jaja supongo que lo terrible es enamorarse de una de ellas.. te quiero mucho

Contribuyentes